El pastor bergamasco es una raza originaria de los Alpes centrales italianos (alrededor de la provincia de Bergamo al noreste de Milán) usado originalmente como perro pastor.

Historia del pastor bergamasco

Desciende del cepo de perros pastores provenientes de Oriente que, siguiendo a sus dueños, encontraron en los valles de la provincia de Bergamo un terreno adecuado para pastar los ganados. Se tienen conocimientos de su presencia en la región desde el siglo XIV y florecieron, junto con el pastoreo, los cuatro siglos siguientes, reduciéndose progresivamente su número a partir del 1700 hasta rozar la extinción en el periodo de las guerras mundiales.

Pastor bergamasco

La primera selección se debe al marqués Paolo Cornaggia alrededor de 1890, aunque no és hasta 1949 quando nace la Società amatori Pastore Bergamasco que colaborará activamente en la redacción del standard oficial.

Características del  pastor bergamasco

La cola és grande y robusta en la raíz adelgazando hacia la punta, el pastor bergamasco está recubierto de pelo lanoso ligeramente ondulado aceptándose todos los grados de gris hasta el negro, el color se determina en la raíz puesto que la superposición de pelos puede generar otros matices de color en los mechones. El pelo es muy abundante y largo con una textura áspera en el cuarto anterior del tronco y lanoso con mechones en el resto.
Tiene unos ojos grandes, de un marrón más o menos obscuro, las orejas triangulares son caídas en su segunda mitad.

Carácter  del  pastor bergamasco

Presenta un temperamento equilibrado, es obediente, sensible y muy versátil, su capacidad de aprender y decidir, junto a su innata paciencia, lo hacen idóneo para identificar a la familia o la comunidad, es un magnifico compañero/guardián para los niños a los que considera cachorros o sujetos débiles a defender.

Pese a ser muy protectivo no es posesivo, ni agresivo siendo un magnifico guardián de la casa sin mostrarse nunca peligroso.

Cuidado del  pastor bergamasco

És un perro rustico y no necesita demasiados cuidados, solamente vigilar la formación de nudos que habrá que desenredar a mano. Puede ser lavado cuando haga falta sin limitaciones aunque la fase de secado es particularmente larga, las hembras tienen una mayor tendencia a crear nudos en su pelo, sobretodo si este no se les corta como mínimo una vez al año, el mejor momento para ello es cuando los nudos se forman cerca de la piel (difíciles de deshacer y dolorosos para el animal) no hay que cortarlo mucho en el morro o a la altura de los ojos.