El pastor Leonés es un perro muy característico por los colores que tiene su pelaje y que en la actualidad ha variado bastante.

Historia del pastor Leonés

información sobre el Pastor Leonés

Este perro era un gran aliado del hombre cuando las maquinas aun no elaboraban todos los trabajos que hacen hoy en día en los cambios de la península ibérica, lugar del que provienen varias razas de perros, incluyendo al pastor Leonés.

Actualmente los responsables de la Asociación canina hablan sobre la situación actual de esta raza, la cual tiene una gran desventaja debido a que el pastoreo ahora es más técnico y no deja que este estupendo canino cumpla con el deber que ha cumplido por cientos de año, aunque actualmente se está adaptando como un perro de compañía.

Características del pastor Leonés

El pastor Leonés es un perro reconocido por su persuasión, constancia y gran actividad física. Este perro se ha dedicado por mucho tiempo al control, guardado y seguimiento del ganado, por lo que es un animal muy cauteloso en los campos.

Los machos tienen una altura que va alrededor de los 55 centímetros, mientras que la altura de las hembras esta entre 45 y 52 centímetros.

Se trata de una raza mediana y ligera, aunque tiene una musculatura muy definida y flexible. El rostro de este perro muestra la gran vitalidad e inteligencia del perro. Hay pastores leoneses de color negro, café, rojizo o incluso color leonado. Este último color es el motivo por el que esta raza recibió ese nombre.

Carácter del pastor Leonés

Debido a los trabajos a los que se dedicaron durante cientos de años estos perros tienen una gran energía y necesitan actividades físicas. Son muy buenos aprendiendo y se pueden adaptar casi a cualquier territorio en el que estén.

Sienten una gran lealtad y afecto por su familia, además de que no lo piensan dos veces para seguir las ordenes de su líder. Este perro se muestra incomodo ante los desconocidos.

Cuidados del pastor Leonés

Es una raza saludable y no es conocida por tener enfermedades congénitas, aunque puedes sufrir displasia de cadera o de codo. Necesita de una familia o de un dueño que lo saque a correr y hacer ejercicio, ya que necesita de una gran actividad física para poder mantenerse saludable, de lo contrario puede convertirse en un perro poco sociable e incluso agresivo.