El perro lobo italiano es el resultado de cruzar un pastor alemán con una de las últimas lobas de los Apeninos supervivientes en la región del Lazio (capital Roma).

Historia del perro lobo italiano

información sobre el perro lobo italiano

 

En 1.966 y del maridaje descrito antes, nació Zorro a partir de este ejemplar, y bajo la dirección de Mario Messi (1923-2011), ha nacido una raza joven reconocida por la Associazione Affidatari Allevatori del Lupo Italiano (A.A.A.L.I. APS) y por el Kennel Club de Italia, pero aún no por la FCI. El proceso de selección fue singular: el primer ejemplar fue cruzado con hembras de pastor alemán y después con las hijas nacidas de estas uniones, mientras que a partir de la tercera generación se realizaron los apareamientos normales entre individuos de la misma generación.

 

Características del perro lobo italiano

Los machos miden entre 60 y 70 cm, mientras que las hembras están entre 58 y 65 cm., mandíbulas fuertes y una muy potente dentadura a tijera.

Posee unas orejas de dimensión mediana, erectas y perfectamente paralelas cuando está vigilante, los ojos de tamaño mediano y no demasiado obscuros.
El manto es de color gris con matices distintos que pueden llegar hasta el beige según ejemplares, el vientre y las patas  son más claros, es frecuente que las puntas del hocico y de la cola sean negros o gris más obscuro. Igualmente están admitidos el pelaje negro uniforme y una pequeña mancha blanca en el pecho.
El pelo presenta una longitud media, más tupido en el tronco y los muslos y más fino en la cabeza y la parte inferior de las extremidades.

Carácter del perro lobo italiano

El perro lobo italiano reúne características del perro lobo (valentía, robustez, resistencia física y un buen olfato y vista) y del pastor alemán (docilidad, carácter estable y capacidad de aprendizaje), generalmente es un perro afectivo, desconfía de los extraños pero sin mostrar ni timidez ni agresividad, adecuado para una vida en familia y con gran aptitud para aprender y ser adiestrado.
Puede ser adiestrado para la búsqueda de personas en la montaña y sepultadas bajo la nieve y ruinas, presenta una gran resistencia a la sed y al hambre y tiene un olfato finísimo.